domingo, 23 de septiembre de 2007

La Preservación de la Santa Palabra de Dios.


“Yo sé que todo lo que Dios hace, eso será por siempre: sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y hácelo Dios, para que delante de él teman los hombres.” Eccl. 3:14

La Revelación, la Inspiración y la Preservación de la Palabra de Dios son las tres Doctrinas Bíblicas que nos enseñan cómo el Señor promete guardar inmutable lo que una vez comunicó al hombre, manifestándonos su gloria y amor para con nosotros.

La palabra Preservar significa: Proteger anticipadamente una cosa. La Preservación de la Palabra de Dios es la Doctrina Bíblica que nos enseña cómo el Señor promete guardar Su Palabra pura y preservada por siempre, a pesar de los múltiples intentos de Satanás por corromperla, así como también promete protegerla de los hombres, que teniendo el entendimiento entenebrecido por su ceguedad espiritual y por su falta de temor de Dios, se han convertido como dice 2 Cor 2:17, en “mercaderes falsos que corrompen la palabra de Dios:”

Dice la Biblia en 1 Juan 5:7 “Porque tres son los que dan testimonio en el cielo, el Padre, la Palabra, y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.” Cristo Jesús, el único Dios verdadero y Salvador nuestro, es la Palabra viva y eficaz, así lo declara el Evangelio de Juan 1:1, “En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios.”, El es el mismo que trae salvación a todo aquél que en él cree.

La promesa de pureza perpetua la leemos en 1 de Pedro 1:23, y se nos enseña que:
1. La Palabra de Dios: Es por medio de la cual somos renacidos.
2. La Palabra de Dios: Es incorruptible.
3. La Palabra de Dios: Vive y permanece por siempre.

La Palabra de Dios preservada para el mundo hispano es la revisión purificada de Valera 1602, el Señor nos declara en Lc. 21:33 “El cielo y la tierra pasarán, mas mis palabras no pasarán” y el Sal. 119:89 dice: “Por siempre, Oh Señor, tu palabra está establecida en el cielo”, de manera que nosotros podemos tener en nuestras manos una sóla Biblia, pura y preservada, tal y como fue inspirada por el Espíritu Santo y manifestada a cada uno de los hombres que Dios usó para escribirla. Dios dio al hombre sólo una Biblia, busque la Biblia pura y evite las perversiones de Satanás que abundan hoy en día.

Preservación (vea también inspiración): Los 39 libros del Antiguo Testamento (desde Génesis a Malaquías) fueron escritos en Hebreo y pocos versículos en Arameo (muy semejante al Hebreo). Por supuesto no tenemos los originales, pero Dios ha preservado perfectamente el Antiguo Testamento en el texto conocido como el Masorético de Jacob Ben Chayim, Biblia Rabínica, Second Bomberg. Todas las versiones nuevas o modernas son traducciones eclécticas (Traducción del Nuevo Mundo, Reina-Valera 1960, Dios Habla Hoy, Dios Llega al Hombre, Nueva Versión Internacional, Biblia de las Américas, Versión Popular, todas las católicas, et al.) de los textos pervertidos como Biblia Hebraica, Stuttgartensia, Vulgata de Jerónimo, Septuaginta, Sinaítico, Alejandrino, Vaticano, Leningrado y muchas más.

Los 27 libros del Nuevo Testamento (de Mateo hasta Revelación), fueron escritos en Griego, y como en el Antiguo Testamento, no tenemos los originales, pero Dios ha preservado su verdadera palabra en el Texto Griego conocido como el Textus Receptus (Texto Recibido). Todas las versiones mencionadas arriba son de los textos corrompidos o Vaticanos. Dios dice en el Salmo 12:6, 7 “Las palabras del Señor, palabras puras; plata refinada en horno de tierra, purificada siete veces. Tu, Oh Señor, las guardarás; las preservarás por siempre de aquesta generación.” La preservación es “por siempre”. “El consejo del Señor permanecerá por siempre;” Salmo 33:11. “Consejo” se refiere a las palabras del Señor. Salmo 119:89, “Por siempre, Oh Señor, es establecida tu palabra en los cielos.” En Salmo 119:140, “Sumamente pura es tu palabra: y la ama tu siervo.” En el Salmo 138:2, “Adoraré al templo de tu santuario, y alabaré tu nombre por tu misericordia y tu verdad: porque tú has magnificado tu palabra sobre todo tu nombre.” Lea Mateo 24:35; Lucas 4:4; 16:17; 21:33; 1 Pedro 1:18-2:2, y muchos más.
Satanás tiene muchas corrupciones en el “mercado bíblico”, 2 Corintios 2:17; 4:2 con 11:3. Sin embargo, la traducción verdadera en Castellano es la purificada de Cipriano de Valera de 1602.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y que de los libros Apócrifos, no eran parte de la 1602 original?

Anónimo dijo...

COn repesto al comentario anterior, gracias. Esta esla replica:

Si, estaban localizados en la parte central entre el antiguo y el nuevo testamento, con la aclaración de Valera al inicio en la "Exhortación al Lector" que dice asi:

(Separando las) "...acotaciones de los libros Apocryphos en los libros Canonicos. Porque no es bien hecho confirmar lo cierto con lo incierto, la palabra de Dios con la de los hombres»..."

Al margen: Notas explicativas, al igual que en la edición de Reina. En la misma «Exhortacion», Valera aclara: «En los libros Canonicos avemos añidido algunas notas para declaracion del texto. Las quales se hallarán de otra letra que las notas del primer Traductor». Resúmenes de cada capítulo, al comienzo de estos, incluyó todos los que había escrito Reina, pero introdujo algunas variantes. Acerca de ellos puede decirse lo siguiente: *** Al igual que Reina, no hizo resúmenes para los capítulos 10 al 29 de Proverbios ni para ninguno de los capítulos de 3 y 4 de Esdras. *** Añadió resúmenes a todos los capítulos de Cantares y del Apocalipsis, pues Reina no los había escrito. *** Escribió un resumen general (especie de introducción) para cada libro de la Biblia y lo colocó antes del resumen correspondiente al primer capítulo. A este respecto, trató el corpus de los Profetas menores como si fuese un solo libro, como se contaba en el canon hebreo. Para Cantares incluyó el que había escrito Reina. No escribió ningún resumen general para ninguno de los libros del NT, excepto para Hebreos (que ya había hecho Reina). Tampoco hizo este resumen general para ninguno de los libros deuterocanónicos. (6) Entre el texto del AT y el del NT, Valera incluyó los «Aprocryphos». (Para este tema, v. infra). (7) Después del texto bíblico, Valera introdujo un glosanio, con 27Es curioso notar el siguiente dato: Valera dice en la «Exhortacion»: «Quando hallardes en el texto estaseñal * significa que en el margen hay alguna acotacion con la misma *». Sin embargo, conserva, en el texto, unasterisco al comienzo del v. 31 de Gn 1 (asterisco que estaba en la Biblia del Oso), pero no hay ninguna nota marginal. Lo curioso radica en que, en Reina, la nota correspondiente a ese asterisco contenía tres referencias bíblicas: dos eran de libros canónicos (Éxodo y Marcos) y una de un libro deuterocanónico (EcIesiástico). Alparecer, Valera decidió eliminar no sólo la referencia «apócrifa» sino toda la nota,...